Ayuntamientos 2.0

XV MUESTRA DE CULTURA TRADICIONAL CAMERANA

Presentación de la exposición

Sabido es que aquello que nos es más próximo, y que más corrientemente utilizamos, los objetos cotidianos, menos importancia le damos. Pero sin ellos nuestra vida sería muy diferente, tal vez, inimaginable.

En el caso que ahora exponemos -el papel- esto se cumple en todos sus extremos.

El papel viene a ser el soporte de casi todo los que nos sucede en la vida, desde nuestra partida de nacimiento hasta nuestra esquela final, pasando por todos los avatares de la existencia.

"Las palabras se las lleva el viento", solo lo que se escribe se lee. Dar constancia de los hechos parece ser una necesidad fundamental en nuestro acontecer y a ello ha contribuido y contribuye el papel, no porque sea el único medio de perpetuar la memoria, si no por la facilidad que su uso ofrece.

Así, como es ya constante en estas Muestras de Cultura Tradicional Camerana, y estamos en la décimo quinta, con los objetos de papel que se guardan en las casas serranas, se ha dispuesto un recorrido por nuestra historia y memoria que, resumidos bajo los encabezamientos principales, nos hablan de los diversos capítulos del devenir de nuestros pueblos.

De este modo, vemos en "Cuando venimos" el primer libro conservado de nacimientos de Ortigosa, fechado en 1571. Aunque, sin duda, los hubo más antiguos.

Papeles del Registro Civil del siglo XIX, partidas de nacimiento e, incluso, fotografías (que también son papel), nos permiten recorrer la historia hacia adelante y hacia atrás.

En los "Primeros años", la escuela se muestra como algo fundamental. La educación, factor importantísimo para las gentes de Cameros, se concreta en esos sorprendentes "cuadernos de muestras de letras" del siglo XVIII, o los más recientes y conocidos libros de Calleja.

La Primera Comunión, hito en el camino del estatus del niño -se le supone ya con "uso de razón"-, aparece en los recordatorios, libritos de nácar, fotografías...

"Los años mozos", sin olvidar que antes habremos sido "mocitos", nos abocan al cumplimiento de la mili y, seguidamente, casi como una obligación, al casorio.

"La vida cotidiana" es nuestro continuo discurrir: comer, vestir, la salud -la medicina popular y los remedios-, el trabajo y los oficios, el ocio y los divertimentos, la religión y la religiosidad popular -los conjuros y otras recetas-, etc. Y esto, incluso en los "Tiempos difíciles", condiciona cómo nos buscamos la vida y de todo queda reflejo en el papel.

No cabe duda de que "El tiempo pasa", como muestra un Kalendario Manual y guía de Forasteros de Madrid para el año MDCCLXXXIIII, y que todo llega "Cuando nos vamos". Pero, a pesar de los pesares, "La vida sigue" y ahí quedan los que a través del papel nos conocerán y serán conocidos.

Enrique Martínez Glera [Doctor en Historia del Arte y Anticuario]

Gobierno de La Rioja | Agencia del Conocimiento y la Tecnolog�a Agencia del Conocimiento y la TecnologíaGobierno de La Rioja

Gobierno de La Rioja

Valid XHTML 1.1 �CSS V�lido! TAW. Nivel A. WCAG 1.0 WAI